Localizada a solamente 2 horas y 40 minutos de Miami y a 3 horas de Panamá, la caribeña isla de St. Maarten tiene todas las virtudes para ser un destino ideal todo el año: hermosas playas, reconocida gastronomía, variedad de alojamiento, una intensa vida nocturna y compras libres de impuestos. Se trata de la isla más pequeña del mundo compartida entre dos naciones, Francia y Holanda, creando un ambiente de marcada influencia europea mixturada con un distintivo sello caribeño.

Quienes arriban a St. Maarten se sorprenderán por el impresionante paisaje, las aguas de color turquesa y las playas de arena blanca. Los amantes del buceo y el snorkel pueden disfrutar de las cristalinas aguas que rodean St. Maarten. Sin embargo, aquellos que gustan de las emociones fuertes pueden también incluir a la isla en sus itinerarios de viaje. Por un lado, saltar de paracaídas es el sueño de mucha gente. SXM Parachute ofrece todo el equipamiento necesario para que la caída libre dure entre 35 y 40 segundos. Desde esa altura es posible observar diversas islas que se encuentran en los alrededores, entre ellas Anguilla y Saba. La velocidad llega hasta 200 km/h y la vista deslumbrante está garantizada. También es posible bucear con tiburones nadando muy cerca sin jaula a través de Dive Safaris, donde se puede observar entre 18 y 30 tiburones que llegan a medir casi 3 metros de largo. Por otro lado, si el deporte es la temática del viaje, participar de la regata ‘12 Metre Challenge’ es una oportunidad que no debe perderse. Ésta es una chance única de manejar un barco de la America’s Cup y vivir así las emociones de una verdadera competencia de regata. Los niños también pueden experimentar momentos de mucha adrenalina en la reserva natural Loterie Farm. El lugar ofrece una red de tirolesas con diferentes niveles de dificultad para todas las edades.

Después de un día de sol, la noche se llena de vida en St. Maarten con muchos clubes, bares y casinos. En las discotecas de St. Maarten, inspiradas en la vida nocturna de Miami, encontrará a los mejores DJ y podrá bailar los últimos temas de moda durante toda la velada. Los clubes nocturnos de St. Maarten varían en estilo y puede probar uno diferente cada noche. Uno de ellos es el Tantra Night Club & Sanctuary, el cual posee un local de dos pisos que combina un ambiente “zen” con una de las pistas de baile más grandes de la isla. Podrá comenzar su noche con refrescantes bebidas tropicales y música de soul y reggae en el bar Sunset Beach. También podrá hacer una visita a Bliss, cuya actividad transcurre sobre todo al aire libre. En Red Piano Bar pasará un agradable momento bebiendo un trago mientras escucha a diferentes y talentosos artistas que se presentan todas las noches. Por otro lado, Cheri’s Café invita a disfrutar de sus 28 años de historia en la isla mediante un excelente menú y shows variados en el área de Maho. En Prive Hookah & Sky Lounge podrá continuar combinando diversión, música y bebidas hasta el amanecer. Pero si quiere ver toda la escena local nocturna de St. Maarten puede tomar el Da Party Bus –único de su tipo en el mundo- donde usted y hasta otros cincuenta pasajeros realizarán paradas y disfrutarán de los mejores bares de la isla toda la noche. El autobús, un antiguo vehículo de transporte escolar, ha sido reacondicionado con estilo caribeño para este exclusivo recorrido que comienza en Simpson Bay, atraviesa la capital Phillisburg y llega hasta Oyster Pond.
Asimismo, comprar en St. Maarten puede convertirse fácilmente en una actividad de tiempo completo.

Es difícil encontrar un turista que no guste de combinar viajes con hacer compras, y en el caso de St. Maarten, existe un motivo más para que la visita a las tiendas esté en nuestro itinerario: el destino es libre de impuestos. Pero esa no es la única buena noticia, ya que los artículos de lujo cuestan hasta un 50% menos respecto de otros países.

Con una vista panorámica hacia el mar azul turquesa, en el imponente shopping Blue Mall se encuentran las principales tiendas de productos nacionales e importados disponibles en la isla.

Ikemba Gallery, por otro lado, está localizado en Philipsburg, sobre Front Street. Ofrece mercadería única y contemporánea de arte africano. Allí es posible encontrar esculturas de ébano o bronce, pinturas en cuero, muebles de madera y metal, artículos de decoración y los tradicionales souvenirs.

Más información en: www.vacationstmaarten.com

COMPARTIR